• mar. Nov 24th, 2020

Coronavirus, guerra comercial, ciberseguridad… ¿Qué preocupa a las empresas?

Poradmin

Nov 15, 2020

¿Qué le preocupa a los empresarios de las multinacionales en el actual entorno geopolítico? Un estudio presentado esta semana por EsadeGeo y FTI Consulting ha analizado cuáles son los principales riesgos no comerciales a los que se enfrentan las empresas españolas que operan en el exterior.

Pues bien, la guerra arancelaria entre EE.UU. y China (y también Europa) es la inquietud número uno. Le siguen el exceso de regulación (las nuevas normativas sobre la emergencia climática son un ejemplo, así como el marco jurídico de la economía digital), las amenazas a la ciberseguridad (ahora que mucho trabajo se lleva a cabo en remoto y circulan muchos datos), la incertidumbre política (con sociedades cada vez más polarizadas y el auge de populismos) y, naturalmente, la pandemia. Estas circunstancias han obligado, según el estudio, a algunas empresas a reubicar sus sedes, a contratar seguros para proteger sus dividendos, a hacer lobby en las instituciones internacionales y a intensificar la colaboración público-privada para reducir la incertidumbre. Por lo general, las economías occidentales siguen siendo más seguras que los países emergentes, de acuerdo con un ranking de países elaborado en el informe.

En cuanto al primer punto, que se refiere a la gobernanza del comercio internacional, Juan Rivera, director de FTI Consulting en España, considera que con Biden “se producirán más cambios en el tono y en la forma que en el fondo”. Según él, la nueva administración demócrata se fijará “el objetivo de mantener la hegemonía, pero jugando de otra manera, buscando el respaldo de los organismos internacionales”. Más complicado es el tema de la incertidumbre política, porque la marcha de Trump no impide que muchas sociedades en estos momentos sigan estando muy polarizadas y fracturadas. Jon Lezamiz, director de Relaciones Institucionales de Siemens Gamesa, sostiene que cuando la gobernanza comercial entra en crisis con barreras arancelarias, tener una cadena de suministro global y diversificada ayuda a minimizar los riesgos y a reducir el impacto de las posibles restricciones. “Confío en que ahora las instituciones supranacionales volverán a desempeñar un papel más relevante y así dejar atrás la situación de descrédito anterior”.

Entrada relacionada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *