Almeyda se va por dignidad

0
56

El técnico argentino se desliga oficialmente del Guadalajara, tras no tener el respaldo del Club. En su adiós no hubo ningún directivo

Con la sinceridad que siempre lo caracterizó, Matías Almeyda dijo adiós. La novela entre el estratega argentino y la directiva del Guadalajara llegó a su fin, y es que el otrora timonel rojiblanco se despidió de la institución por múltiples razones, aunque la principal la dejó muy clara: la dignidad.

“Yo creo que sí regresaré. Hoy me voy, pero voy a volver, no sé cuándo. Ojalá un día tenga mucho dinero y pueda comprar este club”.

Conmovido y agradecido por el respeto y admiración que le profesaron jugadores y aficionados de Chivas, el director técnico sudamericano aseguró que, al no haber unión dentro de la organización 12 veces campeona del futbol mexicano, es mejor dar un paso al costado y en esta ocasión fue lo que sucedió. Acompañado por todo su cuerpo técnico y sin ningún directivo del equipo, Almeyda manifestó estar dolido porque nadie de los altos mandos del Guadalajara estuvo con él en esta despedida.

“Me da felicidad haberme despedido de los jugadores, pero a la vez una tristeza grande dejar el club. Mi ilusión era seguir, jugar el Mundial de Clubes y ganarlo, estaba convencido de eso. Cuando la situación no es como uno pretende, es mejor ser honesto y tener dignidad. Tampoco quiero hacer una despedida para lastimar ni que haya buenos o malos. Muchas veces en los trabajos, donde no hay unión, nosotros la priorizamos. Cuando vi que no había más unión, no quiero estar en un lugar así porque sería esta para cobrar y no quería eso”.

Almeyda aseguró que otro de los motivos que han propiciado su salida fue que la dirigencia de los rojiblancos no cumplió con los acuerdos para la siguiente temporada, en la que el Rebaño afrontará Liga, Copa y Mundial de Clubes. La salida de Rodolfo Cota y la venta de Rodolfo Pizarro, no fueron del agrado del ex entrenador del Guadalajara.

“Yo he tratado mucho de dialogar y la última reunión que tuve fue con Amaury, Paco, Higuera y mi representante. En esa reunión era hablar de lo que venía, de cómo reforzarnos, del plantel que pretendía tener, de que arrancáramos el torneo sin deudas, de la pretemporada. Esos eran los puntos por los que no llegamos a un acuerdo. El primero era no vender los jugadores, que no se fuera Pizarro, de mantener a Cota y me dijeron que no se podía, que no había dinero. Lo mío era tratar de explicar que iríamos a reforzar con nombres, pero no significaba traer a todos. Era la primera vez que iba a pedir refuerzos, las demás eran diferente porque no eran tan necesitados como ahora”.

Puso de lo suyo

El oriundo de Azul, Argentina, agregó que, consciente de la situación financiera por la que atraviesa el equipo rojiblanco, cuando se ganó la Supercopa MX, él prestó dinero para los premios de sus futbolistas.

“Después de haber conseguido la Supercopa, era el bono y estábamos luchando por entrar a Liguilla y el bono estaba tardando. Yo me ofrecí a prestarles ese dinero. Lo presté y el club me lo devolvió, lo presté por el sentimiento que tengo hacia este club”.

No hay comentarios