EL DOMINIO PROPIO Y TUS FINANZAS PERSONALES

0
1114

Estamos prácticamente iniciando el año, ya se fue Enero, qué rápido avanza el tiempo.

Al terminar el mes de diciembre existen muchos buenos propósitos por iniciar, uno es dejar de comer alimentos que suben de peso, otro es hacer ejercicio todos los días, vamos y nos inscribimos en el gimnasio más cercano, sin embargo, conforme va pasando el tiempo y termina el mes de Enero, poco a poco volvemos a nuestros mismos hábitos, como es:  comer alimentos llenos de grasa y también dejamos de hacer ejercicio, poco a poco regresamos a la misma rutina.

El tema de las finanzas personales pasa exactamente por el mismo proceso, tal vez durante el mes de diciembre nuestros gastos subieron estrepitosamente y lo que no habíamos hecho en varios meses, tal vez caímos en la gran tentación de utilizar la tarjeta de crédito para comprar muchas ofertas, varias a meses sin intereses y entonces viene la cruda moral en el mes de Enero, al recibir los estados de cuenta y saber que tomamos un compromiso y que ahora hay que pagarlo.

Y también tal vez nos hicimos el formal compromiso de no gastar nada que no ocupemos, no utilizar la tarjeta de crédito y nos vamos enfocando en el pago de compromisos, sin embargo el firme propósito posiblemente se vuelva a terminar pronto y entonces en el mes de Febrero volvemos a la misma rutina.

Se trata entonces de un tema con el que necesitamos trabajar para lograr uno a uno las metas y propósitos que tenemos, el factor importante que nos ayuda a que dichos propósitos se conviertan en realidad es el “dominio propio” es como un freno que por cierto,  no es nada fácil, por que hay un proceso automático que nos lleva a actuar incluso muchas veces sin analizar y este es la rutina, el hábito muy arraigado, etc.

Por ejemplo cuando empiezas a conducir un vehículo primero eres muy consiente que debes oprimir clutch y primera velocidad, después cambias la palanca y metes segunda, observas el espejo retrovisor y así sucesivamente, llega un momento cuándo dicho proceso lo dominas y ya no solamente vas conduciendo sino te das el lujo de hacer otras cosas a la vez como platicar, escuchar música y hasta pones en riesgo tu vida por que vas chateando con tu celular, sin embargo lo que quiero poner de manifiesto es que cuando dominas una actividad, en automático la realizas.

Y entonces comer grasas, carbohidratos en exceso, no hacer ejercicio, gastar de más, etc. simplemente son hábitos que están anclados en nuestro subcondiente y por lo tanto los hacemos con regularidad y no nos llevan ningún esfuerzo realizarlos de manera repetitiva.

El tema de “dominio propio” implica que cuando estás conciente de que algo que vienes haciendo te está causando problemas, como el ejemplo de comer alimentos con abundante grasa,  el resultado es que llega el momento en el que la ropa no te queda por que estás subiendo de peso y esto ocasiona un riesgo a la salud, etc. etc.

Con relación a tus finanzas personales pasa exactamente lo mismo por que empiezas a gastar y gastar porque ves ofertas, porque quieres estrenar el celular de última generación, porque quieres estrenar auto, etc. y llega el momento en el que te das cuenta que tu ingreso por mucho está rebasado por tus excesivos gastos.

Veamos cuál es la definición de DOMINIO  del latín dominĭum, el dominio es la facultad o la capacidad que dispone una persona para controlar a otras o para hacer uso de lo propio. El concepto puede asociarse a la potestad o a la autoridad.
Entonces el dominio propio podríamos traducirlo como “la autoridad o potestad que ejerzo sobre mis propias decisiones”, esto es yo decido qué  comer, qué vestir, qué estudiar, en qué utilizar mi tiempo ó en qué gastar mi dinero.

Tener dominio propio es simplemente contar con un gran autocontrol orientado al éxito en la vida. Cuando te das cuenta de que es indispensable que cuentes con Dominio Propio, te comprometes con un mejor futuro y es entonces cuando nos empezamos a volver conscientes de nuestros actos  y empezamos a darnos cuenta de que debemos cambiar ciertos hábitos que nos causan problemas.

Entonces, si bien no es un proceso fácil, ya vamos un paso adelante cuándo nos damos cuenta que las acciones que estamos tomando no son las adecuadas, que nos están dando malos resultados y es necesario tomar acciones diferentes que nos lleven a mejorar nuestra calidad de vida.

A continuación vamos a considerar ciertas acciones que precisamente ayudarán a sanar nuestras finanzas personales:

1.- Realice un balance: Sume el dinero disponible y su sueldo de los próximos tres meses. Enliste cada una de sus deudas de mayor a menor, las que están a meses sin intereses y las que no.

2.- Desarrolle un presupuesto: Enliste los gastos fijos (los que tienen que ver con hogar, salud, educación y transporte), no deben pasar del 70% de sus ingresos, y también, escriba la lista de los gastos variables (hay que anotar las deudas ).

3.-Analice los conceptos de cada una de las listas y vea donde puede hacer recortes: Puede reducir el consumo de gasolina, de energía en el hogar, de agua, de comida en restaurantes, buscar actividades de entretenimiento gratuitas, revisar sus planes de telefonía, crear menús semanales (llevar comida de casa a la oficina), buscar actividades deportivas gratuitas o que no impliquen una gran inversión, prevenir enfermedades (evitar los cambios de temperatura, vacúnese, tome vitaminas y agua simple), reducir el consumo de la comida chatarra, etc.

4.- Es momento de buscar más recursos: Enliste a sus deudores y desarrolle una estrategia de cobranza. Realice una venta de garaje, busque trabajos alternos, haga un inventario de cosas con valor (joyas, dólares guardados, aparatos electrónicos que no ocupa, etc.).

5.- Identifique las deudas más grandes. Algunos bancos ofrecen la opción de consolidar todas sus deudas de diversas tarjetas en una sola, a una tasa de interés más baja. Analice las condiciones.

6.- Crédito hipotecario. Una opción que actualmente existe en México, es que ahora puede cambiar su crédito hipotecario a otro banco a una tasa de interés menor, ya que hay tasas hasta del 8%, así que, si revisa las condiciones de su crédito y busca una mejor opción, debe hacer un poco de papeleo, el cual valdrá la pena.

7.- Es fundamental no caer en las ofertas de inicio de año. No añada más deudas a sus deudas.

Y recuerda todas estas alternativas sólo las puedes llevar a cabo ejerciendo “autocontrol” o “dominio propio”,  siendo conscientes y considerando que si deseas salud financiera es fundamental  tomar buenas acciones y ser constante.

 

L.A.E. Sandra Osnaya

Asesora Profesional en Seguros de Vida y Gastos Médicos

Osnaya Asesores

Correo: s.osnaya@yahoo.com

Celular:  5551448479 y 7221082330

Síguenos en Facebook:   segurosdevidaosnayaasesores

No hay comentarios